sábado, 27 de diciembre de 2014

Histoerias II: El canche del trabajo

Y un día, después de años de trabajar en el mismo lugar, descubriste un chico nuevo que entró a trabajar en el área comercial. Los chicos de comercial son por lo menos cancheros... y este no era la excepción. Flaco, morocho, y ayudado por la cama solar a tener un bronceado perfecto (lo que en el trabajo le valió el apodo de Lamparazo) ... pelo siempre muy bien peinado, vestido siempre de punta en blanco, sonrisa perfecta, perfumado siempre. Es decir, el prototipo del canchero que en teoría no me gusta.

Pero este me gustó...

La historia, la verdad, no recuerdo ya como arrancó, pero si me acuerdo que fue en septiembre, mes de la primavera, mes IDEAL para enamobsesionarse... Salidas furtivas, chateos interminables, escapadas después de las salidas frecuentes con la gente de trabajo, reuniones con clientes terminadas temprano seguidas de atardeceres frente al río... Una historia romántica clandestina que duro como... dos meses...

Después pasó a transformarse en una especie de chongo-frecuente-amigo-raro... fluctuaba entre el amor, la amistad y la indiferencia con una velocidad que sorprendía... de ofrecerse y llevarme al aeropuerto para mis vacaciones con amigas a no darme ni cinco de bola... de acompañarme a una cena del club de autos de mi viejo a no llamarme por semanas... de escribirme todas las noches de salida para que nos veamos después a conocer a una chica justo el día que decidí no contestarle...

Desde ahi no tuve muchas mas novedades, del trabajo ya se habia ido hace tiempo y nunca lo pude encontrar ni en las redes sociales... de recuerdo, imagenes mentales, fotos de salidas grupales del trabajo y no mucho más...

Y eso... en la última juntada de amigas, en medio de las charlas de los Vos propios y ajenos, pasamos un rato por la historia, recordando que también estuvo ahi firme cuando me recibi y decidi hacerle este post homenaje...

viernes, 26 de diciembre de 2014

La verdad no ofende VIII

Qué sea buen pibe, qué te caliente y que esté enganchado con vos... hay pocos... Si encontras uno, quedatelo!

martes, 23 de diciembre de 2014

La verdad no ofende VII


Un Te Amo dicho en situación de cama, no cuenta.



Bonus Track:

Consejo de amiga: NUNCA digas Te Amo en la primera cita