lunes, 11 de mayo de 2009

Frases célebres I

Allá lejos y hace tiempo, estaba con mi amiga B esperando para ingresar a un cajero automático sobre la calle Corrientes. La persona que estaba adelante nuestro (dentro del cubículo, nosotras afuera) estaba digamos, excedida de peso. Mi impaciencia, después de unos 15 minutitos esperando, empezó a desatar mi ya bien conocida maldad interna y empecé con comentarios del estilo "Dale, gordo, que estás haciendo, pagando las facturas de la pizzería?"...

Ante estos comentarios, mi amiga B me miró con su cara solemne como siempre y me espetó una de mis frases favoritas:

Nunca digas: de este gordo no he de vivir...


Qué "poética" forma de decir que nunca se sabe adónde te llevarán las vueltas de la vida...